HIJOS EN EL OLVIDO

No comments Blog

Una chica o mujer se queda embarazada, y por el motivo que sea, decide abortar.

Todo este proceso, desde que se queda embarazada hasta que lo pierde, deja huella en nuestro cuerpo, en todos los sentidos.

Nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras emociones, y también quiero llamar nuestra alma, necesita un espacio para recolocarse en toda esta acción.

Socialmente, este acto, no es habitual darle ninguna importancia, a menudo se vive como un trámite rápido, y superficialmente te sacas “el problema” de encima. Suele haber una incomprensión emocional en todos los ámbitos: médico, social, educativo, familiar, amistades ….

Lo que no se tiene en cuenta, es que las mujeres o chicas que hemos decidido, consciente o inconscientemente abortar, llevamos un dolor profundo dentro de nuestras entrañas, que tarde o temprano nos pedirá ser mirado y escuchado.

Desde la mirada de las Constelaciones Familiares, es importante poder dar espacio a esta pérdida tan si se ha vivido como un duelo como si no. Partimos de la premisa de que todos somos energía, en el momento que nos hemos quedado embarazadas entra una energía dentro de nuestro cuerpo, sea el tiempo que sea. Esta energía forma parte de nuestra familia y de nuestro sistema familiar, así, hay que darle su lugar en la familia, y en el corazón de los padres.

Es muy importante dentro de un sistema, dar espacio y orden a todos los miembros, incluidos los hijos no nacidos, para poder restablecer el equilibrio y que pueda fluir el amor.

A menudo nos encontramos con unos padres que tuvieron un aborto entre el primer y el segundo hijo y uno lo puede vivir más intensamente que el otro y esto puede provocar un distanciamiento importante en la relación y al mismo tiempo, puede afectar a los hijos haciendo que se sientan inseguros, inquietos o con la sensación de no estar en su lugar, entre otras cosas.

El trabajo de los padres consiste en dar espacio reconocimiento a este miembro no nacido, se pueden hacer diferentes trabajos simbólicos y una constelación ya que esto nos ayudará a restablecer el orden y que el ambiente familiar sea más armonioso.

Gracias a herramientas como las Constelaciones Familiares y la Terapia Gestalt, se puede hacer un trabajo de reconocimiento y de integración de estos bebés no nacidos, de estos hijos que se quedan en el olvido. Y restablecer, así, el orden y el equilibrio familiar.

Anna Vila Colomé

Formada en Terapia Sistémica y Constelaciones Familiares.

Terapeuta en Constelaciones Individuales.

Terapeuta Gestalt